BUDA-PEST

Budapest con 1,7 millones de habitantes es la capital de Hungría desde el año 1873, momento en el que las ciudades de Buda y Pest, separadas por el río Danubio, se unificaron para dar lugar a la bella ciudad que conocemos hoy en día.

Mientras la parte de Buda es una zona montañosa y más residencial, la parte de Pest es llana y es en donde se concentra mayormente la actividad comercial e industrial.

En cuanto al clima, las estaciones estan bien marcadas, siendo Julio y Agosto meses muy calurosos (28-30ºC), Enero el mes más frío (una media de -5ºC) y el comienzo de la primavera en Abril suelen caer las mayores precipitaciones del año.

Budapest es la única gran ciudad del mundo con tal cantidad de manantiales de aguas con propiedades medicinales. De los 118 manantiales que existen en la ciudad se calcula que brotan diariamente 70 millones de litros de agua a una temperatura de entre 21 y 78ºC.

El idioma oficial en Hungría es el húngaro. En general (sobre todo en las áreas mas turísticas o con la población más joven) es posible comunicarse en inglés o alemán.

La moneda oficial de Budapest es el florín húngaro (HUF), encontraremos billetes de 500, 1.000, 2.000, 10.000 y 20.000 florines. Las monedoas en circulación son de 5, 10, 20 50 y 100 florines. Al cambio medio suele ser 250 florines por un 1€.

 

 

Día 1. Llegada, Vaci ut, Mercado Central, Parlamento y rivera del Danubio con sus puentes y vistas de Buda.

Llegamos al aeropuerto tras una escala en Barcelona a las 14:00h, cogimos la línea de bus 200E y luego el metro en Kobanya-Kisped hasta Nyugaty Eapaudyar, a dos calles teníamos el apartamento, donde tras un pequeño susto ya que habíamos quedado a las 15:00 horas y eran y media por lo que el chico ya había subido al piso y no sabíamos como picar porque había unos códigos en el microfonillo del portal muy raros pero al fin lo conseguimos gracias a un vecino. Dejamos la cosas y nos fuimos al mercado central (Kozponty Varsarcsarnok)pasando por la calle Vaci ut, muy comercial llena de tiendas y muy turística.

En la planta superior del mercado había souvenirs y sitios para comer algo pero preferimos salir e ir al Puder, un ruin pub super curioso en unas calles cercanas donde pedimos una hamburguesa y una ensalada, estaba todo realmente bueno.

Despues de coger fuerzas, sobre las 18:30h, ya era totalmente de noche y nos fuimos caminando por la rivera del Danubio con un frío que pelaba pero unas vistas impresionantes de todo Buda, primero el Puente de la Libertad junto al mercado central, luego el puente de las cadenas con el Palacio de Buda y el Bastión de los Pescadores detrás y de repente una vez pasado el Puente Margarita, el tercero de ellos, el majestuoso Parlamento, imponente edificio que lo mires por donde lo mires es impresionante, incluso por la noche diría que aún más por la iluminación. Lo rodeamos y fuimos caminando hacia la calle Weiner Leó utca, sin perder detalle de cada edificio a cual más imponente lo que hace la ciudad tan imperial.

 

El Puente de la Libertad (Szabadság híd). Es el primero que encontramos junto al Mercado Central. Destaca por su forma elegante y su color verde, si nos fijamos en lo alto podemos ver los pájaros "turul" es mitico en las leyendas húngaras, son parecidos a los halcones sacre.

Little Princess Statue (Kiskirálylány) Un día, el escultor húngaro, Lászlo Morton, mirando a su hija de seis años jugando en el jadín disfrazada de princesa se inspiró para realizar en 1989 una réplica de esa imágen en bronce.

Mercado Central. El arquitecto Samu Pecz se encargó del diseño y el edificio se levantó en 1897. Desde sus inicios fue una continua fuente de protestas, los ciudadanos criticaban que desde su creación los precios se habían incrementado, hecho que se maximizó con la llegada de la Primera Guerra Mundial.En la Segunda Guerra Mundial la estructura del mercado quedó gravemente dañada y en los años venideros comenzó a perder su estatus. En 1991, el Mercado Central se declaró en ruinas y fue cerrado al público. Tres años más tarde el edificio fue restaurado y hoy es uno de los edificios más significativos de Budapest.

Púder, ruin pub en la calle Radáy, con sus paredes llenas de objetos a cual más peculiar nos ha cautivado.

Día 2. Museo del Terror, la Opera, Cafe New York y el Castillo.

Por la mañana caminamos Andrassy ut, la avenida principal. Visitamos la Opera y el museo del Terror, nos metimos por una calle antes del museo para ver otra maravilla, el Cafe the New York en el Hotel El Boscolo, donde hay que entrar si o si.
De ahi fuimos a la gran Sinagoga, donde se puede ver detrás un cementerio y una escultura de un sauce llorón en conmemoración de las víctimas judías.

Por la tarde toca Buda, fuimos caminando hasta el Parlamento a 15 minutos de nuestro apartamento, después pasamos por el Puente Margarita hacia la otra parte del río, no sin ver antes en el muro una escultura que produce escalofríos, son unos zapatos que representan a los judíos fusilados en la ciudad a los que les obligaban a quitarse los zapatos antes de tirarlos al río.
Para subir al Palacio de Buda hay dos opciones: un teleférico emblemático o caminando por los jardines llenos de escaleras y cuestas. Elegimos la segunda, desde donde puedes divisar toda Pest.
Rodeamos el Castillo, en el patio de atrás hay una fuente con una escultura de cazadores con sus perros , de ahi hacia el laberinto, cogimos un ascensor para bajar al museo The Hospital in the Rock, donde decidimos no entrar ya que las visitas guiadas solo eran en Hungaro e Inglés, de ahí al Bastion de los Pescadores, ya estaba anocheciendo y ya se podia ver lo que luego se covertiria en un espectaculo, Pest iluminada.

Estas son las fotografías de las personas torturadas y muertas que en una línea casi invisible recorren la facha de La Casa del Terror. El edificio tiene un voladizo en el techo donde se ve perfectamente su nombre. Escalofriante.

El Monumento de los Zapatos diseñado por Can Togay y Gyula Pauer, estos 70 pares representan a los zapatos de hombres, mujeres y niños que fueron víctimas inocentes cruelmente asesinadas y posteriormente arrojadas a las aguas del Danubio.

El Castillo de Buda, también es conocido como Palacio Real, ya que antiguamente fue la residencia de los reyes de Hungría. De estilo tardobarroco fue construido en el S.XVIII, pero por su situación en lo alto de la ciudad fue seriamente dañado tras la Segunda Guerra Mundial, aprovechando su estado semi ruinoso, el nuevo gobierno comunista húngaro empezó la reconstrucción del edificio en un severo estilo neoclásico. El castillo de Buda forma parte del Patrimonio de la Humanidad de Budapest, declarado en 1987.

Bastión de los Pescadores. La construcción finalizó en 1902, tras casi dos décadas de obras. Sus siete torres conmemoran a las siete tribus fundadoras de Hungría. Si hacéis la visita al atardecer, además de conseguir las mejores fotos podreis ver Pest iluminada.

Dia 3. Andrassy út, baños Szenchenyi, Basílica de San Esteban.

Para hoy se predecía lluvia y así fue, por lo que cogimos la Avenida Andrassy hasta el final para ir al los baños Szechenyi, pasando por la majestuosa Plaza de los Héroes, que a ambos lados tiene los dos museos de la ciudad de Bellas Artes.
Que decir de los Baños Szechenyi, una autentica pasada, llegas, pagas 5200 Forines y pasas a cambiarte a una cabina donde dejas tu ropa. Posteriormente a una sala llena de gente dondo ves desde turistas chinos hasta los vecinos jugando a la ajedrez, dentro hay saunas, baños turcos, piscinas termales...hasta por 20€ más te puedes dar un Beer's Spa. Y fuera...la locura, a 9 grados de temperatura te metes en una piscina de 34º, donde hay chorros que salen del suelo, una espiral en el medio con corriente que te lleva, un chorro en uno de los lados que sale de una fuente y chorritos en toda la semicircunferencia de otras mas pequeñas. Merece la pena tanto por la experiencia como por ver el edificio que todo él , su interior, el patio así como el exterior hay que contemplarlo.
Desde allí, relajadisimos, fuimos a dar un paseo por el parque que hay a su alrededor, hay un lago que en invierno se hiela y lo usan como pista de patinaje, también varios restaurantes, pasamos por medio de un puente a la otra parte donde está el Castillo Vajdahunyad, que es una copia del Castillo de Transilvania de Rumania y hoy en día alberga el Museo de Agricultura. Estaban preparando una fiesta, supongo que para el fin de semana.

Por la tarde salimos a dar una vuelta y visitamos la plaza de la Basílica de San Esteban, enorme, en una plaza llena de bares y muy bonita. En ella estaban cobrando entrada porque había un concierto de órgano. Caminamos por la calle de en frente entrando en alguna tienda de souvenirs hasta salir junto el Danubio justo al final el Four Seasons Hotel, delante los chóferes no paran de aparcar coches. Nosotros compramos algo en el supermercado y nos fuimos a hacer la cenar en el apartamento. De la que volvíamos nos paramos delante de un cristal desde donde podíamos ver justo al otro lado a una interlocutora de radio dando su programa.

 

La Plaza de los Héroes es una de las plazas más importantes de Budapest. Sus estatuas conmemoran a los líderes de las siete tribus fundadoras de Hungría. Situada en el extremo menos céntrico de la Avenida Andrássy, la arteria más importante de la ciudad, la Plaza de los Héroes forma junto a ella un importante conjunto arquitectónico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.El edificio más representativo de la Plaza de los Héroes es el Museo de Bellas Artes.

Jardines alrededor de El Balneario Széchenyi, uno de los recintos termales más grandes de  Europa. El edificio actual fue inaugurado en 1913 y tiene un estilo neogótico.

La Basílica de San Esteban de Budapest (Szent István-bazilika) es el edificio religioso más grande de Hungría. El nombre de la basílica hace honor al primer rey de Hungría, Esteban I (975–1038). En el interior de la basílica se encuentra una de las reliquias sagradas más importantes del país: su mano derecha.

Dia 4. Szentendre, Citadella, Varosmarty Ter.


 Hoy nos pusimos rumbo a Szentendre, apodado con el nombre del pueblo de los pintores, a unos 20km de Budapest. Nos subimos en el tren en la estacion de Magrit Git, y en menos de media hora llegamos a nuestro destino. Estaba lleno de puestecitos que vendían todo tipo de cosas, desde abalorios, jabones que olían riquísimos hasta alguno que servía comida que comprabas y te la comías en un salón improvisado con sofás y mesas  bajas estilo vintage por las calles empedradas franqueadas por casitas en cuyos bajos hay multitud de tiendas de recuerdos así como restaurantes. A la entrada está la Plaza Mayor, presidida por una escultura en el centro, callejeando por sus calles encontramos una escalera cochambrosa por la que accedimos a la plaza de la iglesia, luego comimos en un restaurante un par de platos tipicos, oca y carne guisada con paprika, vereis que están llenos los establecimientos de este pimiento rojo disecado.
Regresamos a la capital en el mismo tren pero nos apeamos en la ultima parada,Batthiany Ter, y desde ahí caminamos hasta la colina de la Citadella, pasando por la rivera del Danubio por el lado de Buda, vimos como una novia tiraba el ramo y lo cogía una de sus invitadas, vimos las puertas por las que se accede al Castillo de Buda donde nos sacamos un monton de fotos, pasamos por delante de un museo que estaba franqueado por unas esculturas gigantes que representaban a los soldados y por medio del bosque fuimos ascendiendo hasta donde se encuentra la estatua de la libertad, redeada constantemente de un montón de pájaros y desde allí contemplamos una de las mejores vistas de la ciudad. Es la zona de Citadella. Atravesar el bosque es costoso pero merece la pena, las vistas son realmente increibles, es desde el lugar que se puede ver perfectamente Buda y Pest.
Bajamos nuevamente por el bosque para cruzar por el puente de la libertad hasta Pest, pasamos por la Vaci Ut, la calle comercial de la ciudad, entramos en un H&M gigante, que como casi todas los locales de tiendas de ropa, tenia tres pisos de altura y la calefaccion a tope. Continuamos hasta la Varosmarty Ter, plaza en la que esta el Hard Rock Budapest.

 

La mayoría de casas que rodean Fotér, la plaza central de Szentendre, fueron construídas en el siglo XVIII y es posible visitar algunas. En el centro de la plaza se encuentra la Cruz del Mercader, levantada en 1763 por los comerciantes serbios.

Szentendre está lleno de restaurantes donde se puede comer por la calle en un ambiente  muy bohemio, nos encantó.

Restaurante Rab Ráby, peculiar como se puede apreciar... Aquí decidimos comer, y la verdad, no estuvo nada mal.

Dia 5. Gran Sinagoga, Festival Kurtoskalacs y vuelta a hacer la maleta.

Como cada dia salimos temprano, visitamos la Basilica de San Esteban a la que que esta vez sí pudimos entrar y disfrutar de su enriquecedor interior. Nuestra siguiente parada era la Gran Sinagoga pero casualmente los sabados estaba cerrada, por lo que seguimos caminando y nos encontramos por casualidad un pasadizo lleno de bares "Gozsdu Udvar" y muy cerca una tienda de decoracion llena de piezas vintage espectaculares. Por la zona está el Simpla Kert, otro ruin pub, este mayor que el Puder, entramos para verlo solamente, porque era por la mañana y practicamente no había nadie, así que aprovechamos para sacar unas fotos y visitar todas sus estancias, que no son pocas, teneís que ir y descubrirlas por vosotros mismos porque de verdad que es una pasada como utilizan aquí el reciclaje.

Antes de ayer, cuando fuimos a los baños, vimos como montaban unos puestos en los jardines de esa zona, nos acordamos y decidimos ir. Acercándonos ya nos dimos cuenta que tambien habia un maratón, había muchísima gente con dorsales. Llegamos al Festival de Kurtoskalacs, un dulce tipico, un monton de puestos  los vendian, también estaban llenos otros con comida tipica, despues de casi una hora, lo conseguimos probar. En el entorno, el castillo, copia del de Transilvania, que ahora alberga el museo de agricultura de Budapest y unos enormes jardines, que en invierno, como ya he comentado, los lagos se hielan y se convierten en pistas de patinaje, por suerte a nosotros nos toco un dia de sol radiante aunque con mucho frío.
Dimos una vuelta entre la multitud, los puestos de cosas artesanas tipicas, comida, un herrero haciendo una demostración, otros bailando el baile tradicional en un escenario...

Interior de la Basísica de San Esteban (Szent István-bazilika) que es el edificio religioso más grande de Hungría. Simplemente decir que la altura de la cúpula son 96 metros.

La Sinagoga Judía de Budapest es la segunda más grande del mundo, sólo superada por la de Jerusalén.  Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis hicieron de los alrededores de la  sinagoga un ghetto judío que posteriormente se convirtió en un campo de concentración. Desde este lugar muchos judíos fueron enviados a los campos de exterminio. De los judíos que sobrevivieron, fueron más de 2.000 los que murieron de hambre y frío. Sus cuerpos fueron enterrados en el cementerio de la Gran Sinagoga. En el exterior de la sinagoga encontraréis  el cementerio judío (poco sorprendente si lo comparamos con el Cementerio Judío de Praga), y el Árbol de la Vida, una escultura similar a un sauce llorón en el que cada hoja lleva escrita el nombre de un judío asesinado durante el Holocausto. Todo esto se puede ver a través de las verjas si queréis entrar y además ver el interior la entrada cuesta para adultos 3000 HUF y niños 800 HUF.

Simpla Kert, los ruin pubs se han vuelto todo un símbolo de la capital húngara. El nombre se debe al mal  estado en que se encuentran los edificios de estos locales, por lo visto el ayuntamiento los alquila a bajo coste y ellos los decoran con todo tipo de objetos reciclados.

Imagen en una de las fachadas de la calle Gozsdu Udvar, la del pasadizo. Impactante y espectácular.

La arteria principal de Budapest, Andrassy ut, declarada Patrimonio de la Humanidad en 2002, en ella están las tiendas más exclusivas de la ciudad, al finalizar su recorrido nos encontramos con la Plaza de los Héroes.

Festival de Kurtoskalacs, un dulce típico, lo podemos  ver colgado de uno de los puestos en la imágen. Había un montón de gente, la fiesta se celebraba en los alrededores del museo de agricultura, que como podéis ver, es una copia exacta del castillo de Transilvania.

Un mapa para que tengais una referencia de los puntos de interés.

Estíbaliz & Carlos