Brujas, un cuento de hadas

Plaza Mayor o Markt. Esta plaza es el centro neurálgico de Brujas

Brujas se encuentra al noroeste de la capital de Bélgica, Bruselas. 

Tras llegar al Aeropuerto, salimos a la calle y compramos dos billetes de autobús dirección Brujas. 

El mayor atractivo de Brujas es su casco histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el 2000. Aunque en gran parte ha sido reconstruido, dicho centro urbano es uno de los más grandes atractivos europeos, ya que mantiene intactas las estructuras arquitectónicas medievales. Al igual que Amsterdam y Estocolmo, entre otras, Brujas es conocida como «la Venecia del norte», debido a la gran cantidad de canales que atraviesan la ciudad y a la belleza de los mismos.

Al llegar, bajo un calor sofocante, caminamos unos dos kilómetros hasta enócontrar nuestro alojamiento, una bonita casa que en su piso de arriba tenían una habitación y un baño que alquilaban a los turistas mientras ellos vivían en la parte de abajo de la casa. Lo regentaba una mujer tailandesa, su marido y sus dos hijas pequeñas, todos muy agradables y una buena opción de alojamiento.

La ciudad es pequeñita, en dos días la recorres de arriba a abajo pero tiene unos rincones que no hay en ninguna otra. De día es maravillosa, pero de noche, iluminada, aún parece más de cuento.

El primer día, después de una ducha y cambiarnos de ropa paramos a comer en un italiano de la ciudad. El precio de esta ciudad no es barato pero todo depende como te lo quieras montar. Una entrada para compartir y dos platos para cada uno más la bebida 40€. 

Al salir de allí empezamos a patear para conocer la ciudad. Caminamos por sus calles bordeando los canales hasta llegar a la Plaza Mayor , también llamada Markt, esta plaza es el centro neurálgico de Brujas. En ella se sigue celebrando un mercado todos los sábados del año. También podréis subir al famoso Belfort, el campanario de Brujas.

La verdad que cada poco íbamos parando ya que cada rincón pedía una fotografía, algún que otro selfie y una cerveza fría para paliar el calor. Llegamos al "Lago del amor" o también conocido como el Minnewater, cuyo lago con cisnes debió haber sido testigo de muchas declaraciones de amor.

Junto a ella se localiza la otra gran plaza de Brujas, Burg, donde podréis visitar algunos edificios interesantes como la Basílica de la Santa Sangre, el Stadhuis - Ayuntamiento.

Sobre las 20.00 volvimos a acercarnos al alojamiento para volver a ducharnos y cambiarnos ya que estábamos cansados y sudados del calor de todo el día. 

A cenar fuimos a uno de los restaurantes que se encuentran en la Plaza Mayor, quedarnos sobre todo con las vistas en la cena con la Plaza llena de gente, el sol cayendo y una luz increíble. La comida, sin más, muy normalita.

Más tarde nos acercamos a hacer la famosa foto a uno de los puntos más visitados de Brujas, en Rozenhoedkaai. Una copita y para la cama.

El día siguiente aprovechamos toda la mañana hasta las 3 de la tarde que volvimos a coger un autobús para ir a visitar Bruselas. 

 

Restaurantes en la Plaza Mayor, Brujas.

Rozenhoedkaii, uno de los lugares más visitados y fotografiados de Brujas.

Atardecer 😍

Lago del amor ❤️