Praga, una ciudad preciosa.


Fundada a finales del siglo IX, Praga muy pronto se convirtió en la ciudad capital de los reyes de Bohemia.

Estos son los barrios más importantes:

Hradcany (distritos 1 y 6)

Comprende el gran complejo del Castillo de Praga y sus alrededores. El edificio religoso más importante de la República Checa, la Catedral de San Vito, el Callejón el Oro, que parece sacado de un cuento y el Monasterio de Strahov son solo algunos de los inquilinos del barrio más monumental de Praga.

Malá Strana o Ciudad Pequeña (distritos 1 y 5)

El barrio mejor conservado de todo el centro histórico de Praga; en él confluyen cuidados jardines y fachadas barrocas de colores pastel con lugares tan curiosos como el Muro de John Lennon o el Museo Franz Kafka.
Por si fuera poco, Mala Strana alberga el lugar más pintoresco de Praga, la Isla Kampa, y un magnífico mirador que emula a la Torre Eiffel, el del Monte Petrin.

Staré Mesto o Ciudad Vieja (distrito 1)

Este antiguo barrio es la mejor forma de conocer el pasado medieval de Praga, pues aquí se encuentran algunos de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, como el famoso Puente de Carlos y la Plaza de la Ciudad Vieja, donde podremos observar dar las horas a su peculiar reloj astronómico, que congrega a sus pies cientos de turistas cada día.

Josefov o Barrio Judío (distrito 1)

Aunque poco queda ya de aquel antiguo barrio judío que durante varios siglos ocupó la comunidad hebrea que vivía en Praga, aún se mantienen en pie seis sinagogas y un cementerio judío, reconvertidos en museo. Perdernos por las calles del Josefov es imprescindible si queremos conocer una parte esencial de la historia de la ciudad y meternos de lleno en su ambiente y tradiciones.

Nove Mesto o Ciudad Nueva (distritos 1, 2 y 8)

Alrededor de la Plaza de Wenceslao -que, más bien parece una avenida- se extiende este barrio plagado de edificios modernistas, elegantes cafés y curiosas construcciones, como la famosa Casa Danzante. Nove Mesto acoge el gran Museo Nacional, además de otros dos museos interesantes, el Museo Mucha y el Museo del Comunismo. Tampoco faltan en esta zona lugares para el ocio, como el Teatro Nacional y la Ópera Estatal.

La moneda oficial de Praga es la Corona Checa (CZK). Hay billetes de 100, 200, 500, 1.000, 2.000 y 5.000 coronas. Las monedas en circulación son de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 coronas y de 50 hellers (h). 1 corona se divide en 100 hellers (haleres).

Día 1. Casa Danzante, Teatro Nacional, The New Stage, Puente de Carlos, Reloj Astronómico, la plaza principal (Prazsky polednik), Torre de la Pólvora, Plaza Wenceslao y la escultura Franz Kafka.

Un lunes a las 13:35h llegamos en el vuelo procedente de Asturias con escala de poco más de una hora en Madrid.

En esta ocasión habíamos elegido nuevamente un apartamento para pasar unos días en la ciudad. Para llegar al centro desde el aeropuerto sacamos los billetes para el autobús nº119. En un trayecto de unos veinte minutos nos plantamos en la calle Zborovská, dónde nos alojamos.

 

Casa Danzante

Hicimos el ckeck in sin problemas y salimos a la calle, cruzamos el Moldaba por uno de sus puentes para ver la Casa Danzante, muy cerca de nuestro apartamento. 

 

La casa Danzante es un edificio desconstructivista del arquitecto checo-croata Vlado Milunic en colaboración con el arquitecto Franl Ghery. Terminado en 1996. Evoca a una pareja de bailarines.

Los teatros

 

Caminando por la acera paralela al río Moldaba nos llamó la atención la cantidad de barcos que había atracados, muchos de ellos restaurantes, otros hoteles y algunos bares muy ambientados. También pudimos ver a los turistas en botes a pedales en sus aguas y artistas callejeros animándonos el paseo.

A nuestra derecha dejamos el Teatro Nacional, del que nos sorprendió tanto su arquitectura como sus dimensiones y el contraste con su vecino el The New Stage, otro teatro muchísimo más actual todo llego de cristaleras a través de las que podemos ver su interior lleno de gente que acude a sus obras cada día, a cada momento. Hay una cultura de la música, del teatro, del arte en general que en pocas partes del mundo se puede apreciar como aquí.

 

El Teatro Nacional,se trata de un edificio que se ha convertido en toda una institución cultural en la ciudad, pues durante décadas fue el impulsor del mantenimiento de las artes escénicas checas y hoy en día está considerado el principal centro de ópera de la República Checa.

Puente de Carlos y el Reloj Astronómico.

Y ya casi estábamos donde millones y millones de turistas pasan cada año, el transitadísimo Puente de Carlos (Karluv most). Un verdadero hervidero de gente y artistas. Subimos por las escaleras de la torre para verlo desde las alturas.

Esta vez decidimos no cruzarlo y bajamos por la calle Karlova donde nos comimos de camino un de esos dulces tan típicos que en esta calle los podéis encontrar con mil y un rellenos. 

Después de observar con el detenimiento que se merece el famoso Reloj Astronómico de Praga, desembocamos en la que se dice plaza más bella del mundo, Prazsky polednik, llena de restaurantes, animadores, artistas y vendedores callejeros. Descansamos un rato tomando un par de cervezas, una negra y otra rubia, en una de sus terrazas, una gozada ver el ambiente desde allí.

 

Su construcción comenzó en 1357 con el visto bueno del rey Carlos IV, y fue finalizado a principios del siglo XV. Dado que en ese entonces constituía la única forma de cruzar el río, el Puente de Carlos se transformó en la vía de comunicación más importante entre la Ciudad Vieja, el Castillo de Praga y las zonas adyacentes hasta 1841. El puente fue también una conexión importante para el comercio entre la Europa Oriental y la Occidental.

El Reloj Astronómico de Praga es el reloj medieval más famoso del mundo. Fue construido en 1410 por el maestro relojero Hanus y perfeccionado por Jan Taborsky en el siglo XVI.El reloj se compone de tres partes: El calendario de Josef Mánes (la esfera interior que representa los meses del año mediante pinturas realizadas por Mánes);La esfera superior de la Torre del Reloj es el Reloj Astronómico propiamente dicho (Su función no era dar la hora, sino representar las órbitas del Sol y de la Luna) y las figuras animadas (desfile de los doce apóstoles que se produce cada vez que el reloj marca las horas)

Plaza Wenceslao

La Plaza Wenceslao es el centro de la Ciudad Nueva. El edificio que la preside es el Museo Nacional de Praga. El acontecimiento más importante que sucedió en ella fue en noviembre del 1989, cuando una manifestación contra la brutalidad policial inició la revolución del Terciopelo y la caída del comunismo. No podemos decir que sea precisamente muy bonita, parece más una gran avenida.

Escultura Franz Kafka

 

Callejeamos hasta la escultura Franz Kafka, que casi nos la encontramos sin querer. Es una increíble estatua que no para de moverse obra del artista David Cerny. Está en la Avenida Nacional (Narodni trida), sobre la estación de metro. Tiene 42 segmentos metálicos y 11 metros de altura pero lo que más llama la atención sin lugar a duda es su continuo movimiento.

 

 

Y a cenar

El hambre apretaba y buscamos un sitio para cenar. Encontramos súper auténtico, no recuerdo el nombre, solamente que tenía diferentes comedores y en el que cenamos nosotros había una gran barra semicircular con las barricas de cerveza artesana. Esta fue la primera vez que he probado carne con salsa y nata (nata montada encima), el llamado Goulash, está hecho de ternera y un guisado con distintos tipos de pimientos y bastantes especias.

 

Los platos típicos de Praga son:

Las sopas, las más conocidas es la ceská bramborová (la sopa nacional, 100% vegetal),la zelnacka (hecha a base de col con panceta), y la drstkova (sopa de cayos). 

Knedliky , unas bolas de harina hechas con patata y pan rallado que se utilizan para acompañar los platos principales.

El Goulash, que ya lo he comentado antes.

Smazeny syr, es como queso frito que se suele servir como tentempié antes de las comidas.

Y el famoso Knuckle, el Koleno o codillo, que es realmente la exquisitez de la gastronomía checa. No sabe como el de España si no que tiene cierto sabor ahumado.

 

Día 2. Memorial a las Victimas del Comunismo, Muro de John Lennon, la calle más estrecha, plaza del castillo, Palacio Schwarzenberg, Puente de Carlos, Barrio Judío y Rivera del Moldava.

Salimos pronto y desayunamos muy cerca del apartamento. 

Caminamos hasta el Memorial a las Victimas del Comunismo, una serie de siete estatuas de bronce que descienden por la escalera situada en la base de la colina Petrin, en la calle Ujezd, en el barrio Mala Strana. Las estatuas parecen que están en peor estado cuanto más lejos de nuestra vista, tienen extremidades perdidas y sus cuerpos dañados.  

Seguimos la calle para adentrarnos en Mala Strana y ver el puente de Carlos esta vez desde la otra puerta. Luego bajamos las escaleras para ir a sacarnos la foto con el Muro de John Lennon, una pared que tras la muerte del artista apareció un día con el retrato de este junto a frases desafiantes hacia las autoridades. La policía comunista procedió al borrado de las mismas pero volvían a repetirse apareciendo además pedazos de canciones de los Beatles así como dibujos y flores. Hoy en día se entiende no solo como memorial a la figura de John Lennon sino como  un monumento a la libertad de expresión.

 

La calle más estrecha.

 

De nuevo subimos por la calle para ir al otro lado de la puerta del Puente de Carlos para “cruzar por la calle más estrecha del mundo” (The  Narrowest Street Prague). La calle en cuestión mide 50cm de ancho y tiene una longitud de 10m. Da paso desde la calle U Luzickeho al restaurante Certovka, es tan estrecha que es imposible que dos personas se crucen por lo que instalaron un semáforo para pasar. Hay que presionar el botón si queremos pasar.

 

En la orilla del Moldava.

 

Continuamos hasta el Franz Kafka Museum, donde no entramos  pero nos llamó mucho la atención su ubicación, a la orilla de Mála Strana del Moldava donde conseguimos unas fotos preciosas.  El Museo está dedicado al escritor praguense Franz Kafka (1883-1924), la exposición alberga la mayoría de las primeras ediciones de sus obras, cartas, diarios, manuscritos, fotografías y dibujos. La entrada cuesta  200 CZK.

 

Subimos a la zona del Castillo.

Muy cerca estaba Klarov, nos metimos por una calle para ver La Fuente de Herkulova, que está en un patio muy bonito. Luego subimos un montón de escaleras para llegar a lo alto de la ciudad, desde donde se puede observar “las cien torres de Praga”. 

Pasamos por delante del castillo más grande del mundo. Como para ver todo el complejo amurallado necesitábamos más tiempo, al menos una mañana o una tarde , lo dejamos pendiente para otro día.

Salimos por la Plaza del Castillo(Hradcanske Namesti) donde se encuentra el Palacio arzobispal de Praga, un edificio de fachada barroca. En un primer momento fue una casa de la nobleza, residencia del primer arzobispo católico después de las guerras husitas (1525), tras varias reformas se convirtió en lo que hoy podemos ver. Aparece su interior en las escenas de la película Amadeus del director Milos Forman, la mayor parte de ella se rodó en Praga.

 En cuanto salimos, una fachada que llama la atención, puesto que está hecha de piedra con relieves piramidales. Pero cuando nos acercamos podemos ver que son esgrafiados. Se trata del Palacio Schwarzenberg. Hoy en día es el Museo de Historia Militar.

Bordeamos el Palacio y bajamos por las calles empinadas.

 

 

Y bajamos...

Ya era tarde para comer y nuestro estómago estaba tocando ya la melodía, así que buscamos un sitio para comer. Miramos en varios sitios pero al final nos quedamos en el patio del Restaurante Konirna, un sitio muy agradable teniendo en cuenta el calor que hacía. Es un auténtico restaurante checoslovaco y nos pareció que estaba muy bien relación calidad precio.

 

Terraza del restaurante Kornina.

Barrio judío.

Con la barriga llega y tras un descanso bastante dilatado, fuimos en dirección al barrio judío para ver las Sinagogas por lo que tuvimos que cruzar el famoso Puente de Carlos hacia el otro lado de la ciudad. Josefov (el Barrio Judío) fue el barrio que se originó cuando las dos comunidades judías existentes en la Edad Media se unieron gradualmente. Visitamos la sinagoga Española, que fue construída en 1868 en estilo mudéjar. La Sinagoga de Klaus, que se encuentra muy cerca del viejo cementerio judío, al que también pudimos ver a través del cercado. Y la más llamativa de todas, la Sinagoga del jubileo, también conocida como la Sinagoga de Jerusalén, la más reciente y la mayor de la comunidad judía en Praga. 

Callejeando llegamos a la gran plaza de Praga donde otro día más pudimos disfrutar de sus terrazas.

Y fuimos hasta los bares barco

 Habíamos quedado en los bares junto al río Moldava con el primo de Carlos que vive en Praga. Nos quedaba de camino al apartamento así que ni pensamos en coger otro medio de transporte, fuimos caminando disfrutando de esta maravilla de ciudad.

Después de pasar un buen rato en esta zona súper animada, con grupos de música tocando, un montón de gente tomando esas cervezas tan ricas y típicas de la ciudad y la agradable vista del río, buscamos un sitio para cenar. Y os podemos decir que encontramos un sitio de lo más auténtico, bueno encontrar… nos lo había recomendado Gabriel, que conocía bien la ciudad. 

 

 

U Libuse. Juzguen ustedes.

Día 3. Zoo Praha y la zona de Vysehrad.

 

Habíamos visto que el zoo de Praga era una de las atracciones más recomendadas y como teníamos días suficientes para poder ir, hoy le hicimos una visita.

Para los amantes de la naturaleza y los animales lo incluiríamos  en la lista de cosas que hacer en esta ciudad.

Abre durante todo el año y se ubica en el pintoresco ambiente del Troja Basin. Su variedad de terreno hace posible el caminar tanto en espesas arboledas como en praderas al descubierto. Hay también un pequeño teleférico de asientos suspendidos que por 20 CZK lo podemos usar.

Hay un montón de especies animales, tortugas gigantes, lagartos chinos, iguanas, hienas, leopardos de Amur, tigres de Siberia  y de sumatra, osos hormigueros, orangutanes y gorilas… y todos ellos parecen estar en su hábitat natural.

La entrada cuesta 200CZD para adultos.

Nosotros hemos llegado al zoológico en el autobús 112 partiendo de la estación Nadrazi Holesovice de la linea de metro C y bajando en Zoológica zahrada, que es la última parada.

Las atracciones son muchas, algunas de las que más nos han llamado la atención fueron; la casa de los hipopótamos, dos piscinas de vidrio a través de las cuales hemos podido observar los lentos movimientos de estos animales; la jungla Indonesia; la casa de África, donde están las hermosas jirafas y una familia de elefantes y el pabellón de los gorilas, donde se encuentra la estrella del zoo (Richard, Bikira y sus pequeños gorilas), aunque todo el zoo es digno de visitar.

Como punto a destacar, decir que este zoo fue el primero del mundo en criar de manera artificial un cachorro de oso polar en 1942.

Pasamos aquí toda la mañana y por la tarde bajamos de nuevo al centro de la ciudad por el mismo transporte que habíamos venido, justo nada más salir por la puerta principal, se ven las paradas del autobús.

 

Vysehrad

 

Esta vez nos bajamos un poco más lejos, en Vysehrad, para ello hemos tenido que hacer trasbordo y subirnos al tren que nos ha dejado en esta parada. De aquí fuimos caminado hasta la otra zona de la ciudad, mucho menos turística, pero no por eso menos bonita.

La zona de Vysehrad es una de las seis ciudades independientes que dieron origen a Praga, por tanto, una de las ciudades originales de la ciudad. Durante la segunda mitad del S. XI y la primera mitad del S. XII, el castillo fue ocupado por los principes premislitas, su nombre en castellano significa “ castillo de las alturas”. Según la leyenda fue la primera sede de los principes checos y de la legendaria princesa Libusa. Las investigaciones demuestran que ha sido constrído incluso antes del Puente de Carlos.

En esta zona podemos ver, la fortaleza de Vysehrad, la Iglesia de San Pedro y San Pablo, el parque Vysehrad y el cementerio de Vysehrad, construido en 1869 y lugar de descanso de un gran número de personajes famosos. Este último junto a la iglesia de San Pedro y San Pablo, se ha convertido en una visita imprescindible. También se le conoce como Cementerio Slavin, por el panteón donde se encuentran enterrados los personajes más ilustres de la historia checa. La entrada es gratuita.

Después de un buen rato paseando por esta zona tan tranquila, descendimos por las escaleras y fuimos caminando por la orilla del Moldava hasta el un bar donde habíamos quedado con el primo de Carlos para tomarnos unas cervezas. (El Jama, nosotros solamente tomamos algo pero los platos que servían a las otras mesas tenían muy buena pinta)

 

 

Día 4. Zona del Castillo (Catedral de San Vito) (Callejón del oro) (Antiguo Palacio Real) (Basílica y Convento de San Jorge) (Torre Daliborka) ( Torre Negra) (Torre Blanca)

Nos quedaba por ir a la zona del Castillo por lo que dimos zapatilla hasta llegar allí.

Sacamos las entradas que incluían el callejón del oro que nos costaron 350CZK y comenzamos nuestra visita.

El Castillo de Praga, construído en el S.IX, es el castillo más grande del mundo y el más importante de los monumentos de la República Checa por lo que este sí que es visita totalmente obligada.

Primero entramos en la Catedral de San Vito, en el centro del recinto amurallado. Dentro se encuentra la tumba de Weceslao IV y las joyas de la corono. Nosotros no lo hemos hecho, pero se puede subir a las torres por unas escaleras de caracol y seguro que se tiene una vista maravillosa.

Luego fuimos al callejón del Oro, para nosotros lo más bonito de todo el recinto, ocupado por casitas de colores que en otros tiempos cobijaban a los artesanos.

Al salir, pasamos a ver la Torre Daliborka, famosa cárcel de la ciudad. Se puede visitar un calabozo donde eran bajados los condenado mediante poleas.  

La torre negra, es la se encuentra en la entrada al castillo, junto al palacio Lobkowics, el nombre le viene porque ha quedado negra tras un incendio. Antes la llamaban la torre dorada por el color de su techo, que estaba cubierto por placas doradas.

La torre blanca, que se encuentra en el extremo oeste del callejón del oro, esta fue utilizada como prisión para integrantes de la nobleza , esencialmente para deudores o agitadores.

Y la Mihulka o torre de la pólvora que está al lado de la Catedral de San vito, sirvió como depósito de pólvora y de ahí su nombre. Hoy alberga una muestra del instituto de Historia Militar.

También La Basílica y el Convento de San Jorge, actualmente acoge la colección de arte bohemio del s.XIX de la Galería Nacional de Praga.

Disfrutamos de todo su entorno hasta medio día. Salimos por la plaza del castillo donde estaban instaladas unas cuantas casetas de madera con  comida. Aprovechamos para hacer una parada y comer algo.

 

 

 

Callejón del Oro

Catedral de San Vito

Una de las salas en el interior del Palacio.

Y por la tarde

Atravesamos Malá Strana para cruzar por el Puente de Carlos hasta la ciudad Vieja. Disfrutamos de este entorno tan bonito, en el Puente de Carlos escuchamos a los músicos tocar, un paseo muy agradable.

Después de pasar la tarde por el centro, nos habían hablado de una cervecería muy famosa, U Fleku, que os recomendamos 100%. Si es verdad que es muy turística pero también hay muchos checos, el caso es que es un verdadero espectáculo. Nuestro viaje a Praga tubo un broche final aquí.

 

Actuación de baile regional que nos ha coincidido en la Plaza de la ciudad Vieja.

Cervecería U Fleku

Un brindis por Praga!