Según la leyenda, Roma fue fundada en el año 753 a.C. por Rómulo y Remo a las orillas del Tíber, estos, al parecer, eran descendientes de Eneas, superviviente del saqueo de Troya. Debido a una lucha por el gobierno de Roma, Rómulo mató a su hermano. Tras esto Rómulo se convierte en el rey de Roma y es sucedido por una serie de reyes “romanos”: NumaPompilio, Tulio Hostilioy Anco Marcio. 

Viernes tarde, Trastevere.

 

Llegamos al aeropuerto de Santander sobre las 14:00h después de la obligada parada en Unquera a tomar un café. Salimos en hora a las 15:45h y llegamos a las 17:45, entre que salimos y demás, las 18:00h, canjeamos los tiquets para terravisión que habíamos comprado en el aeropuerto de Santander y corrimos para subirnos al bus que justo estaba saliendo hasta Termini, unos 40 min de trayecto, ida y vuelta 8,90€ por per.

Dejamos las maletas en el hotel y salimos a dar una vuelta. Cruzamos la ciudad para ir a Trastevere. Pasamos por delante del Palacio del Quirinal, luego, por la Fontana di Trevi, abarrotada de gente, para variar, pero no fue impedimento, nos hicimos un hueco para sacarnos la foto con ese fondo tan de postal. Continuamos hasta la Plaza del Panteón dejando a nuestro paso el caffe del oro que estaba cerrado y un montón de calles escena de tantas películas. Entre estos dos íconos está el Templo de Adriano del que solamente se conservan las columnas que vemos iluminadas.

Llegamos al puente, cruzamos el Tiber y allí estaban los bares del Trastevere, alguno abarrotado y otro como si no estuviera en el barrio. Teníamos una reserva con el Tenedor pero cuando llegamos al local tras recorrer la zona, nos encontramos que solamente había un par de mesas ocupadas, nos acordamos del restaurante a la entrada, el Carlo Menta, recomendado por muchos, así que cambiamos de plan.

 

 

Para nosotros la Fontana de Trevi es la fuente más bonita del mundo. Tanto bajo la luz del día, como iluminada con una cálida luz durante la noche. Con 20 metros de anchura por 26 metros de altura, la Fontana de Trevi es también la fuente más grande de la ciudad.Los orígenes de la fuente se remontan al año 19 a.C., época en que la Fontana constituía el final del acueducto Aqua Virgo. La primera fuente fue construida durante el Renacimiento, bajo las órdenes del papa Nicolás V.

El Templo de Adriano se construyó en el año 145 en honor al emperador Adriano. Actualmente solamente se conservan once columnas corintias de quince metros de altura sobre un podio de cuatro metros de altura.

El Palacio del Quirinal se encuentra en lo alto de la colina homónima que se encuentra en Roma. Es una de las tres residencias oficiales del presidente de la República Italiana.

Restaurante Carlo Menta. Típico en la zona, súper económico y con ambientazo.

Segundo día. Visita al Coliseo, Foro romano y mucho más.

Nos despertamos con ganas de verlo todo, pero hicimos caso a nuestro plan inicial y bajamos hasta el Coliseo, apenas esperamos 15 minutos de cola y ya estábamos dentro. Que ganas de verlo otra vez, además con el sol radiante que nos acompañaba aún más bonito. Recorrimos todas sus galerías durante un buen rato. Luego salimos para ir al Foro Romano, lo caminamos de un extremo a otro, uno de los sitios que más nos ha gustado fue verlo desde el mirador en lo alto. Junto con la entrada también incluía el circo Máximo así que caminamos hasta llegar a los alrededores pero no entramos porque desde la calle nos pareció suficiente, no nos ha gustado mucho, parecía descuidado. Lo que sí que teníamos ganas de ver, que en otras ocasiones no habíamos ido, eran las Termas de Caracalla, en los alrededores había una prueba deportiva, no se muy bien de que se trataba, el caso es que en lugar de seguir por la calle e ir hacia la puerta de la entrada, cuando nos dimos cuenta las estábamos bordeando por detrás y después de subir la enorme cuesta nos conformamos con verlas desde la colina a través de las verjas. Empezábamos a estar agotados así que decidimos montarnos en un taxi que estaba allí parado y nos llevó hasta la Osteria Circo, un restaurante que habíamos buscando antes por tripadvisor y lo ponían muy bien, las opiniones eran ciertas.

Después pasamos por delante del Teatro Marcelo hasta la plaza Venezia, dejándolo a un lado el Campidoglio. Y tomamos toda la vía Nacionale hasta el hotel donde descansamos un rato mientras cargaban los teléfonos.

Por la tarde visitamos la Plaza del Popolo y la plaza de España, pasando por la vía del Babuino lleno de tiendas de marcas de ropa. Luego fuimos por la vía di Ripetta dejando a un lado el Mausoleo de Augusto. Cruzamos por el puente Cavour y poco más adelante nos encontramos con el Parlamento de Justicia, un edificio rococó donde los haya. Continuamos hasta el Castillo de San Ángelo, también precioso iluminado y cruzamos por el Puente para ir hasta La Tavernetta 48, donde teníamos reserva para cenar, un acierto total, además estaban los dos comedores llenos.

Cuando salimos fuimos paseando hasta el hotel, aprovechamos para cruzar el centro iluminado, la Fontana, el Panteón, Plaza de la República, lo justo para bajar la cena.

 

 

El Coliseo de Roma. Hasta el siglo XX ningún edificio superó en capacidad al anfiteatro Flavio, el Coliseo, destinado a acoger las sangrientas diversiones con que los emperadores cortejaban al pueblo de Roma. Hasta  50.000 espectadores podían participar. La inauguración, con cien días de festejos seguidos tuvo lugar en el año 80 bajo el reinado de Tito. Tras las célebres ejecuciones de cristianos, desde el siglo VI los juegos de gladiadores cayeron en desuso. Después el edificio sufriría cuatro terremotos, y ya entrada la Edad Media se convirtió en la cantera de Roma. «Mientras siga en pie el Coliseo, seguirá en pie Roma. Cuando caiga el Coliseo, caerá Roma. Cuando caiga Roma, caerá el mundo».

El Arco de Tito se erigió poco después de la muerte de Tito en septiembre del año 81 para conmemorar la toma de Jerusalén y la destrucción del segundo templo de Jerusalén.

El Foro Romano representaba el neurálgico de la antigua Roma. En el Foro se desarrollaba la vida pública, cultural y económica de la época republicana y el Imperio. junto con el Coliseo, la mayor muestra de grandeza del Imperio Romano que se puede ver en la actualidad.Al finalizar el Imperio, el Foro Romano se dejó en el olvido y poco a poco quedó enterrado. Aunque en el siglo XVI ya se conocía la existencia y la ubicación del Foro, no fue hasta el siglo XX cuando se realizaron las excavaciones. Los principales puntos de interés:Vía Sacra: Era la principal calle de la antigua Roma y comunicaba la Plaza del Campidoglio con el Coliseo.Arco de Tito: Es un arco del triunfo que conmemora la victoria de Roma sobre Jerusalén. Fue construido tras la muerte del emperador Tito.Arco de Severo Séptimo: Arco erigido en el año 203 d.C. para conmemorar el tercer aniversario de Severo Séptimo como emperador.Templo de Antonino y Faustina: Construido en el siglo II, el templo de Antonino y Faustina destaca por ser el templo mejor conservado del Foro Romano.Basílica de Majencio y Constantino: Si bien está derruida en su mayor parte, su tamaño da motivos para pensar que fue uno de los edificios más importantes del Foro Romano.La Curia: En este edificio se reunía el Senado para tomar decisiones administrativas y sobre el Gobierno de Roma.Columna de Foca: Erigida en el año 608 d.C. en honor al emperador de Bizancio, esta columna de más de 13 metros de altura es una de las pocas que han permanecido en pie desde que fue erigida.

Termas de Caracalla.

Increíble.  Osteria Circo 👌

Teatro Marcello. Aunque asemeja a una copia en miniatura del Coliseo, el Teatro de Marcelo fue construido 83 años antes. Observándolo bien se notan las diferencias entre ellos. La más evidente de todas es su estructura: el Teatro Marcelo tiene una estructura semicircular (hemiciclo), mientras que el Coliseo es redondo (anfiteatro).

Campidoglio

Plaza del Popolo.

Plaza de España.

La Tavernetta 48.

Tercer día. Ciudad del Vaticano, Castillo de San Ángelo y más del centro.

Hoy nos levantamos un poco más tarde, la verdad que estamos en baja forma, las calles de Roma son para profesionales. Bajamos a desayunar, recogimos la habitación, lavamos el diente y pusimos dirección Vaticano.

Bajamos la calle hasta la Fontana di Trevi donde aprovechamos para hacer unas fotos ya que rara vez se puede encontrar con tan pocos turistas.

Seguimos por la plaza del Panteón de Agripa, súper bonita, no pudimos entrar a la cúpula porque estaban dando misa.

A poca distancia la Plaza Navona, verdaderamente yo no tenía recuerdo de que tuviera tanto encanto, con una gran fuente en el centro y planta rectangular, con unos cuantos pintores y sus edificios de colores ocres y naranjas, a los que parecían iluminar aún más si cabe el sol radiante que nos acompañó durante todo el viaje.

Continuamos por las callejuelas y muy cerca estaba el puente de Ángelo, que nos condujo hasta el otro lado del río Tiber. Miramos para entrar al Castillo de San Ángelo pero el precio de la entrada eran unos 16€ y nos pareció un poco caro, recordaba que era muy bonito pero tenía la imagen de noche, por el día no sabía si merecía la pena. Continuamos hasta el Vaticano, Benedicto XVI se escuchaba mientras nos acercábamos. Cuando quisimos pasar al centro de la plaza no se podía, así que hicimos un poco de tiempo, nos sentamos en uno de los bancos de los edificios colindantes, estaba cerrado hasta la una,cuándo  los fieles abandonaran la plaza tras la misa. De pronto vimos como una puerta se abrió y aprovechamos la ocasión, no hizo falta esperar a la hora. Como por arte de magia estábamos en la Basílica, sin colas y sin pagar un euro. Para la cúpula y la Capilla Sixtina si que había mucha gente esperando, por lo que decidimos no entrar. Cuándo salimos del recinto la cola volvía a ser inmensa, nos sentimos afortunados.

Se acercaba la hora de comer, así que pusimos en google maps la dirección del sitio donde habíamos reservado con la aplicación del Tenedor y caminamos hasta allí. No sin antes sacarnos la foto con el Parlamento de Justicia de Roma, un edificio no tan famoso pero no sin mérito de no serlo.

Llegamos hasta el restaurante Di Fronte a... que ganas teníamos de sentarnos, pasamos a la mesa y pedimos nuestra comanda. El lugar estaba lleno de comensales, un par de mesas redondas con familias, mesas con parejas y otras de grupos de cuatro. Se hizo un poco pesada la espera, tanto que hasta la dueña o la encargada se percató y nos trajo un par de trozos de pizza como detalle. Pronto llegó la comida, un plato de fetuchinni y uno de raviolis con salsa de tomate, sin más.

Después de llenar la barriga fuimos dando un paseo hasta el hotel donde descansamos un rato.

Ya era de noche cuando salimos de nuevo a la calle, bajamos por la via Navionale hasta el Foro Triano, que iluminado es una de nuestros paseos preferidos de esta ciudad. Un poco más adelante, la majestuosa Piazza de Venezia, impresionante de día y de noche, no podríamos elegir.

Fuimos en dirección a la Fontana di Trevi para poder mantener la imagen en nuestra retina, luego canjeamos hasta el Panteón, por esta zona había un montón de restaurantes y un ambiente muy agradable, al final nos sentamos en una de las terrazas, aquí sí que nos sentimos afortunados, no se podía pedir más, una mesa con un aperitivo, un par de vinos y justo en frente, el Panteón. Lo aprovechamos hasta la hora de cenar, teníamos una reserva en Danel Tavernae, estaba cerca pero después de estar calentitos debajo de las estufas la  verdad que el frío se hacia notar.

Llegamos al sitio, un poco apartado, con una decoración bastante peculiar, con mucho encanto,otra vez calentitos, nos acomodaron en una de las mesas del centro, como en casi todas las tabernas de Roma, las mesas eran pequeñitas. Había dos ocupadas y luego llegaron otras dos parejas más, que con nosotros ya llenaron toda la sala. Pedimos un par de platos, fetuchinni y raviolis, la mejor pasta con diferencia que hemos comido en todo el fin de semana,exquisitos.

 

 

 

 

Plaza Navona.

Parlamento de Justicia al fondo.

Castillo de San Ángelo.

La Ciudad del Vaticano es el estado independiente más pequeño del mundo, ya sea por el número de habitantes que por su territorio.  Alberga la Santa Sede, máxima institución de la Iglesia católica. El conjunto arquitectónico e histórico-artístico que conforma la Ciudad del Vaticano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984. La basílica de San Pedro cuenta con el mayor espacio interior de una iglesia cristiana en el mundo. Es posible acceder a lo alto de la cúpula por un precio de 16€ por persona desde donde puede ver toda Roma. La entrada también incluye la Capilla Sixtina.

El Baldaquino de la Basílica de San Pedro del Vaticano, realizado en bronce macizo. Fué encargado al escultor Bernini por el Papa Urbano VIII, durante cuyo papado se terminó de construir la Basílica de San Pedro.

Café  biblioteca en los alrededores del Castillo de San Ángelo.

Calle donde hemos comido, al lado de la Plaza España.

Di fronte a... pasta sin más.

Plaza de la República. Construida durante el desarrollo urbanístico llevado a cabo tras la capitalidad de Roma, es una de las principales plazas de la ciudad. Está formada por una gran rotonda en la que se sitúa una preciosa fuente, rodeada por imponentes edificios a un lado y un templo con apariencia derruida al otro.

El Foro de Trajano (en latín, Forum Traiani) es un foro obra del emperador romano Trajano, que forma parte del vasto complejo de los foros imperiales en la ciudad de Roma. Su construcción, llevada a cabo entre el 107 y 112 estuvo a cargo del arquitecto Apolodoro de Damasco.

Piazza Venezia.  Tan bonita por la noche como por el día. Presidida por el enorme y controvertido Monumento a Vittorio Emanuele II, levantado para honrar a la patria después de la la reunificación italiana.

Que bien nos han sentado este par de vinos...

Danel Tavernae. La espera tuvo su recompensa...

Y a descansar hasta el próximo día que aún queda hacer la maleta para el viaje de vuelta. Al día siguiente nos fuimos ...que poco dura lo bueno...