AMSTERDAM

Quizás lo más llamativo del escudo de Amsterdam son las tres equis que lo forman y que muchos asociamos al barrio rojo pero que no tiene nada que ver. 

Hay tres teorías, la primera, tiene que ver con San Andrés, un apóstol que era pescador, al que la poblacion le tenía mucho aprecio y que fue sacrificado en una cruz en forma de equis, que además dice la traducción que estuvo tres días crucificado antes de morir por lo que utilizaron una equis por cada día de ellos. Esta es la teoría más aceptada pero quedan otras dos.

La más popular sea que las tres equis representan los tres grandes peligros por los que ha pasado la ciudad, las inundaciones, los incendios y la peste.

Y la tercera es la que dice que las tres equis representan a las tres palabras del lema de la ciudad, valiente, inquebrantable y compasiva, está última teoría es la más reciente.

 

 

 

Breve historia de la ciudad;

 

Amsterdam ha surgido de un pequeño pueblo de pescadores.

La construcción del dique (Dam) sobre el rio Amstel le dio el nombre de Amsterdam.

Su puerto llegó a ser el segundo más grande del mundo, trans el primero que era el de Lisboa.

En 1578, Amsterdam se unió a la guerra contra España, lo que causó una guerra que duró 80 años, conocida como la guerra de Flandes, y que finalmente le dio a los Países bajos su independencia.

En el s.XVII se convierte en una de las ciudades más ricas del mundo, gracias a su puerto llega a exportar mercancías a todo el mundo generando una gran riqueza, tanto lo llamaron el siglo Oro de Amsterdam. Fue la primer ciudad en que la bolsa funcionó  a diario.

Aunque durante casi toda su historia ha sido la capital de los Países Bajos, nunca ha sido la sede de la justicia, el gobierno o el Parlamento neerlandés, ya que todos estos órganos se encuentran el la ciudad de La Haya.

 

 

 

 

 

 

 

Dia 1. 06/10/2017. Primera toma de contacto.

 Nos montamos en el avión de vueling hasta London Gatwich a las 15:00h llegadamos puntuales a las 15:50h  y de aquí tras una parada de 2 horas un nuevo vuelo de British Airways hasta Amsterdam, tras pasar el control de seguridad por proceder de Londres pillamos por los pelos el tren de las 21:07h nosotros teníamos los tikets comprados por internet que nos llegaron por correo ordinario esa misma mañana para las 21:00h a 600m estaba el hotel Frisco Inn donde una chica nos hizo el Check in en el mismo pub debajo de él.  En el tercer piso de una casa tipica del centro de Amsterdam con unas escaleras bien empinadas estaba la habitación, amplia, con una cama matrimonial, un tocador, dos butacas y un baño pequeño pero parecía reformado recientemente, desde las ventanas se podía  ver el edificio de la estación central.
Dejamos las cosas y salimos a cenar, muy cerca entramos en un italiano donde pedimos una calzone y una ensalada mixta con gorgonzola y dos heineken. Después caminamos por el barrio rojo donde las prostitutas se podían ver insinuándose en cada escaparate lo que nos llamó un montón la atención al igual que el ambientazo de gente joven y no tan joven que había. Entramos en uno de los pubs, nos apoyamos en una de las barras altas de la entrada y mientras tomábamos un par de cañas contemplamos a toda la gente que pasaba hasta que nos fuimos al hotel.

 

Nuestra habitación en Amsterdam en el Hotel Frisco Inn, muy bien situado, justo al lado de la Estación Central.

Barrio rojo, el pintoresco y turístico barrio, mundialmente conocido. La prostitución es mundialmente conocida como "el negocio más antiguo del mundo" y es que, ya en la edad media, los burdeles de Ámsterdam eran administrados por el Sheriff y sus hombres de confianza. En el siglo XVII aparecieron las primeras vitrinas en esta zona. En estos escaparates las prostitutas ofrecen sus servicios y también generan una gran expectación entre los viandantes.

Dia 2. 07/10/2017 Free tour por la ciudad y visita a los pueblos Zaandem y Zaanse Chans.

A las 8:15h toca el despertador. Salimos a desayunar algo, hoy tiramos de M' Donals porque vimos que los precios se disparaban. Estábamos cerca de la plaza Dam de donde salían los free tours que teníamos reserva para las 11 pero al final salimos a las 10h cuando más llovía, se pasó toda la mañana así pero lo aprovechamos igual, el guía, Xavi, aprovechaba los pocos techos de la ciudad para explicarnos en primer lugar un poco de historia y después cada barrio por el que pasábamos.  En primer lugar paramos debajo de los techos de la recepcion del NH de la plaza Dam donde nos hizo una introducción en la historia de la ciudad, después pasamos por el barrio rojo y chinatown, vimos el mercado de las flores sin pararnos y  después la plaza Rembrant donde paramos a tomar un café y contratamos el viaje en barco porque con el día que hacía nos pareció una buena opción para ver un poco más la ciudad. Después entramos en un recinto donde viven solo mujeres y hay una iglesia oculta. Vuelta a la plaza Dam por detrás.  Nos fuimos directos al barco, donde también te cuentan con la audioguia historia de cada barrio por donde vas pasando. Comimos en un Mc Donals y nos fuismos a secar un poco al hotel.
Por la tarde sobre las 4 fuismos a Zaandem y de allí cogimos el 391 para Zaanse Chans un pueblo muy bonito donde se pueden ver tiendas de zuecos y molinos.
Volvimos al hotel descansamos como una hora mientras nos pegamos una ducha y cargaron los telefonos y salimos a cenar a Chinatown pato laqueado y dos entrantes más que estaban buenísimos, después un paseo por el barrio rojo, plaza Dam y a por otro día. 

 

Los canales de Amsterdam. La longitud total del sistema de canales de Ámsterdam es de 75 kilómetros y da origen a más de 1000 puentes. En los canales viven miles de familias en las más de 2.500 casas flotantes. Como curiosidad, las cámaras acorazadas del Banco Nacional de Holanda se encuentran en la profundidad de los canales. En caso de alarma, una inundación acabará con la amenaza.

Se trata de un conjunto de elegantes casas fundado en 1346 para albergar una hermandad femenina católica laica: las beguinas. Hay varios edificios en Begijnhof con su propia historia.

Plaza Rembrant.

A mal tiempo... un paseo en barco por los canales de Amsterdam...

Zaandam. Según bajas del tren, esto es lo que te encuentras, edificios de los más singulares.

Calle de las tiendas en Zaandem, cómo en un cuento.

Así son los pasos de cebra en este sitio... ¡ que viva el color !

Dia 3. 08/10/2017 Los pueblos del norte, Edam y Voledam. Y más Amsterdam.

 Después de una ducha iregular ( podía salir más agua) y  un desayuno Mc Donals para no perder la costubre y comprar la waterland card para ver los pueblos del norte, nos subimos en el bus rojo 316 hacia Edam, en media hora poco más llegamos a nuestro destino, sin mucha esperanza porque según te bajas, en una estación pequeña hay con poco más que un restaurante, pero mada más caminas unos pasos nos encontramos con la primera foto de postal, la entrada con una barrera que hace de paso por encima del canal para entrar en el pueblo. Luego paseamos por las calles a cual más bonita todas con casas bajas terminandas con los tipicos picos, ventanas de madera con cuarterones y todas diferentes pero muy parecidas, además de poder verse los patios a través de las ventanas sin cortinas. Al final del pueblo nos encontramos con una carrera, que casualidad, nos persiguen, ultimamente a todas las ciudades q¡ue vamos hay una. Paramos en una terraza con calefacción calentita, nos tomamos dos cafés con una galletita muy rica como si fuera casera, se agradece porque aquí el cafe es a precio de oro, y cuando estabamos alli comenzaron a pasar un monton de coches de lujo entre ellos, Bugatti Beyron, no uno, sino varios.
Sobre las 12:00 fuimos a coger el bus que nos llevó hasta Voledam a 10 min aproximadamente, lo pillamos justo.
Nuestra sopresa cuando llegamos al puerto del pueblo es que había mucho más ambiemte que el anterior, nos dimos una vuelta, sacamos unas cuantas fotos, probamos los quesos en una de las tiendas que hay en todos lados muy chulas y nos fuimos a comer, primero preguntamos en un sitio que tenían los pescados como para comprar al peso pero en vista que no nos atendian entramos en otro muy cerca, comimos un mix de pesados fritos para los dos y un par de cañas.
Después de comer volvimos a la parada de bus y de vuelta a la ciudad.
Fuimos al hotel a cargar los moviles y nos acostamos una hora para relajar un poco las piernas.
Salimos sobre las 17:00h fuimos caminando a la casa de Ana Frank, donde solamente nos sacamos una foto en la fachada porque no teníamos entrada y la cola era enorme. Seguimos caminando por la orilla de los canales hasta la zona de los museos, donde están las tipicas letras de I Amsterdam, seguimos hacia el parque y por fin nos sentamos en una terraza a tomar un par de cañas al lado del Casino y el Hard Rock Amsterdam. Después de este descanso retomamos hasta la plaza del castillo rojo. Donde buscamos un sitio para cenar, al final estabamos al lado justo de chinatown y fuimos al mismo chino de ayer, New King, que se el pato estaba bueno el wok con esos fideos y mix del mar estaba que te morias.
Luego típico paseo por el barrio rojo, esta vez fuimos un poco más y probamos las cabinas de 2€, jeje, nueva experiencia...

 

Edam. El pueblo de los quesos.

Voledam

Dia 4. 09/10/2017. Último día en Amsterdam.

 Cómo cada día en Amsterdam suena el despertador a las 08:15h, hoy también hace un día bastante gris, bajamos la maleta a la cafetería del Hotel Frisco Inn donde nos alojamos y comenzamos el día como va siendo habitual con desayuno en Mc Donals.
Playero puesto cruzamos la plaza Dam y caminamos la calle ancha pasando por delante de los Almacenes Hudson's Bay, aquí las tiendas abren sobre las 11:00a.m parece, porque son como las 10:00a.m y lo unico que encontramos son camiones de reparto. Seguimos y llegamos a un puente muy bonito donde anclado estaba un bar Rondvart Koou de colores amarillo, rojo y negro, sacamos unas fotos y cruzamos la calle para ir al mercado de las flores, otra vista muy bonita desde otro de los puentes, pasamos por los puestos pero de nuevo otro día nos llueve por lo que tenemos que buscar un refugio, queríamos ir al museo de Van Gogh pero eran 17€ cada uno y no estabamos ya con mucho sobrante...así que paramos en un cafe ( Cafe Stach) con a penas 6 mesas que estaba muy bien, al lado una pareja con un perrito y al otro junto a la ventana un par de chicas, perdimos un tee y un cafe mientras paraba de llover, la verdad que el sitio tenía muy buena pinta para desayunar, creo que hubiera salido mejor porque habia un french breakfast por 6,50€ y casi fue lo que pagamos por las dos consumiciones.
Salimos del local en busca de la tienda de los sellos que el día del free tour habíamos visto para hacer uno con nuestros mombres justo a la salida del museo de Amsterdam pero cuando llegamos estaba cerrado, parece ser que muchas tiendas cierran los lunes. Como no paraba de llover nos metimos  en un zara que nuestro vecino el gallego plantó en un edificio inmenso que era el banco central de Amsterdam, la verdad que por fuera parece otra cosa, por centro, muy grande sí, pero sin más, solamente llaman la atención las vidrieras donde las escaleras. Salimos y paseamos por la calle de las tiendas, entre en un par a mirar unas botas pero nada, al final no compré. Luego en una tienda de productos típicos, que a parte de probar un montón de quesos, nos compramos tres para llevar y comer con el jamonin que tenemos en casa. Salimos de aqui y fisgoneamos un coffe shop pero al final no entramos porque había una especie de control con un portero a la entrada y gente fumando en su interior, así que pasamos. Fuímos hasta la calle donde se cogen los barcos que tenía muchas ganas de sacarnos una foto ahí, la verdad que otra postal, los edificios dentro del agua y a cual más torcido. Caminamos hacia la otra dirección pasando la estación que aún no habiamos visitado y en una boca calle escuchamos a unos españoles que decian que iban a comer La Madonna, asi que para que buscar más, italiano, asi que para adentro. Después de más de media hora esperando, llegamos los dos platos de pasta, el mío con salsa de tomate y pescaditos de mar y el de Carlos a la carbonara, los dos muy ricos. Pero colorín colorado este cuento se está acabando...fuímos a la cafetería del hotel a por las maletas, ya que no cesaba la lluvia, adelantamos nuestro trayecto en tren hacia el aeropuerto Schiphol, donde salimos veinte minutos despues para Barcelona pero sin embargo llegamos 10 minutos antes pudiendo coger perfectamente la conexión con Asturias, donde llegaremos aproximadamente sobre las 23:30h.

 

La combinación de las bicicletas y sus canales, hacen de la ciudad de Ámsterdam un lugar único. ¿ Sabíais que cuando los operarios limpian los canales lo que más encuentran son bicis? ¿Normal no?

Este es el edificio In de Waag, el primer peaje del mundo. Aquí los barcos empezaron a pagar peajes de acuerdo a la mercancía que transportaban y su peso.

Y por último, la curiosa arquitectura de Amsterdam

 

En Ámsterdam las casas son estrechas y alargadas. La razón; En el siglo XVII los impuestos de las viviendas se determinaban función de la anchura de las casas, de manera que todos intentaban hacer las casas lo más estrechas posibles y ganando la superficie haciéndolas muy profundas.

Esto provocó que las escaleras interiores fueran tan estrechas que no sirven para hacer las mudanzas… como solución, todos los muebles se meten y sacan por las ventanas. Fijaos en las fachadas, veréis que están inclinadas hacia delante y que todas tienen un gancho, precisamente para colgar los muebles de ellos y que estos no choquen con la fachada.

En Amsterdam se encuentra la casa más estrecha del mundo, con 1 metro de profundidad. Esta se encuentra en la calle Singel 7, cerca de la Central Station.