Primer día en LA

24/07/2018 Ayer fue un día largo de viaje y hoy nos despertamos antes de que lo hiciera el despertador, no se si por el jet lag o por las ansias de conocer esta gran ciudad. Nos alojamos en el Coral Sand Motel, en la única suite que tiene ya que en recepción tuvieron el detalle porque estamos de luna de miel y habíamos reservado con casi un año de antelación. El hotel está situado a menos de dos kilómetros del paseo de la fama, así que dejamos nuestro querido Mustang en el parking gratuito del hotel y bajamos caminando hasta el meollo del paseo, donde están los teatros más importantes. Paramos a desayunar cerca del Motel que se llama División 3, nos pareció que era casero y la pareja que lo regenta muy majos, pedimos un par de moaffins y dos cafés con leche y nos regalaron una especia de hojaldre con mermelada buenísimo, muestras desayunabamos en una de las dos mesas de la terraza, se acercó un mendigo en silla de ruedas a pedir agua, nos dio tanta pena que no pudimos evitar en darle un trozo de la magdalena, nos llamó mucho la atención lo sucio que está toda la calle y la cantidad de vagabundos que hay. Volvimos al hotel y tras un pequeño aseo, ya que el calor era sofocante, nos fuimos en el coche hasta las montañas cerca del famoso cartel Hollywood, bajamos hasta Rodeo Drive a ponernos los dientes largos y continuamos hasta Santa Mónica, aparcamos en uno de los parking públicos que nos costó 15$ por todo el día, bueno, más bien toda la tarde. Era las tres así que entramos en un McDonald'sde camino al Pier y matamos el hambre. Llegamos al Pier Santa Mónica, lleno de vida, la playa gigante, con mucho ambiente, mucha vida, quien nos iba a decir que estaríamos algún día en el famoso fin de la ruta 66, increíble. Bajamos a la playa y la recorrimos hasta Venice Beach, si Santa Mónica nos pareció alucinante, cuando nos salimos en Venida, junto a la caseta pintada con los colores del orgullo gay, eso si que era una pasada, podríamos pasarnos meses sentados mirando a la cantidad de personajes que hay. Sin duda después de un paseo se Hay que sentar a tomar unas cervezas en una de sus terrazas donde pudimos ver un concierto muy atípico gratis. Hicimos la vuelta hasta Santa Mónica por el paseo, acompañados de gente patinando, en bici, en triciclos, monopatines y todo tipo de artilugios con ruedas que nos podamos imaginar. La primera parada, justo en frente de Venice, no nos pudimos perder el sky park, luego los puestos tan peculiares, Tarot, tatuajes, esculturas súper particulares, gente haciendo acrobacias, bailando…hay que estar allí para poder disfrutar de este momento, ni los vídeos ni las fotos lo pueden transmitir. Ya en Santa Mónica el famoso gimnasio en la playa, no pude contar el total de las pistas de voleyball, ni las barras, o las cuerdas para hacer equilibrios… el trozo de césped para los amantes del yoga, en este lugar si que se aprecia el culto al cuerpo. Vimos las puesta de sol aunque nos decepcionó un poco porque se esconde justo detrás de las montañas y no baja sobre el agua pero el cielo rosa quedo súper bonito. Después volvimos al Pier donde buscamos un sitio para cenar, nos decantamos por el restaurante Bubba Gump, ambientado en Forest Gan y especializado sobre todo el recetas con gamba.

Coral Sand Motel

Paseo de la fama, Los Ángeles.Están colocadas más de 2000 estrellas de 5 puntas con los nombres de celebridades a las cuales la Cámara de comercio de Hollywood honra por su contribución a la industria del cine o las series, el teatro, la música y la radio.

El Paseo del Rodeo (Rodeo Drive en inglés) es un área de tres manzanas o esquinas de oro, en Beverly Hills, Los Ángeles, California, (Estados Unidos). Es conocida como un distrito donde pueden verse las boutiques y tiendas más caras del mundo.

Rodeo Drive

Pacific Park, es un parque de atracciones muy famoso por sus apariciones en el cine y lo que hace tan especia al Pier de Santa Mónica Beach.

Santa Mónica Beach, tan conocida por la serie Los Vigilantes de la playa y conocida como la playa de la musculación, ya que en todo el paseo entre ella y Venice hay infinidad de opciones para practicar deporte.

Venice,es más conocida por sus canales y playas, pero también tiene un área residencial algo bohemia, así como su colorido paseo junto al océano.

Los románticos rincones de Venice...

Una muestra del estilo de vida enfocado al deporte es este gran skate park

Final de la famosísima RUTA 66

Segundo día en "La Ciudad..."

Día 2. 24/07/2018 Hoy apenas he podido dormir, 5 horas escasas, se ve que me está afectando el jet lag, así Y todo estuve esperando para no hacer ruido y finalmente salimos sobre las 8 de la mañana. Decidimos ir a visitar la puebla de LA, un rincón mexicano en medio de Los Ángeles que además acoge la casa más antigua de la ciudad, la calle más famosa se llama Olvera, era temprano y estaban abriendo los puestos, pero tenía pinta de llenarse, tiendas con souvenirs y restaurantes todo mexicano. Buscamos para desayunar pero solamente encontramos comida salada, así que nos dirigimos hacia Chinatown, otro de los barrios que queríamos visitar y entramos en un startbucks, hasta aquí nos había esa gente chiflada, una chica super alta, de color, no paraba quieta, se pidió un par de cosas para comer y un agua pero ni se tomó el agua ni probó bocado de nada, se limitó a tirar cosas a la papelera, llenando la, luego mojandola con agua, sacando unas pastillas de detergente y lavarse una y otra vez, en fin, que tuvimos un desayuno entretenido. Visitamos Chinatown, básicamente caminamos por la calle entre las dos pistas y la plaza más emblemática y volvimos de camino al coche, pagamos 16$ por unas 3h, y nos parecía mucho los 15$ de ayer en Santa Mónica… Subimos al Observatorio Griffit, la cola de los coches aparcados llegaba hasta unos 3km antes, y eso que abre a las 12h. Creí que me daba una lipotimia del calor que hacía, pero la subida mereció la pena, las vistas te transportan al cielo. Después bajamos para visitar las calles de Beverly Hills y Bel-er, las mansiones increíbles, eso si, se podian intuir pero la mayoría no se podian ver ni el cierre. Paramos poco más arriba de la puerta de la casa de Michel Jackson, y buscamos la casa encantada pero lo más sorprendente fue cuando estábamos esperando a que un semáforo se abriera y un señor que resultó ser un actor de la peli Misión Imposible, estaba llamando por teléfono delante de su casa y nos dijo que el semáforo no se abría si no nos situabamos donde una marca o algo así. Ayer quedamos con ganas de visitar los canales de Ventian beach, así que bajamos para recorrerlos, no sin antes comer algo, esta vez en un italiano, el Tratoria de Venice Pier, unos fetuchini a la carbonara con pollo y unos raviolis a los cuatro quesos con salsa de pesto, todo buenísimo y súper grandes las raciones, tanto que no fuimos capaces de acabarlo. Muy cerca estaba la zona de la Marina, así que después de comer decidimos y a ver que era eso exactamente y nos encontramos con una playa en medio de la ciudad, con un puerto a lo lejos y una fase gigante en construcción de edificios alrededor de los muelles. Luego terminamos disfrutando del ambiente del paseo de Venice Beach para despedirnos de Los Ángeles. De camino al Motel paramos en el supermercado de al lado algo de comida y bebida y una nevera ( imprescindible) para el viaje que nos espera por delante.

Calle Olvera, un rincón Mexicano en LA.

Barrio de Chinatown en LA

Beverly Hills

El Observatorio Griffith está situado sobre una colina de la zona sur de Hollywood.

Que coches y que palmeras taaaan pequeñitas...